1 feb. 2011

Un café caliente



El amistoso de los suplentes se suspendió por pedido de Russo: clima picante y dos rojas para la Academia.

La estadía en Colombia es tan positiva que en Racing no quieren que nada ni nadie la empañe. Y el amistoso de ayer por la tarde, entre el equipo suplente de Racing y Envigado, fue suspendido para evitar cualquier tipo de problemas.
Sucede que los colombianos, de gran porte físico y de pierna demasiado fuerte en cada jugada, jugaron contra la Academia como un partido final por el simple hecho de que querían mostrarse ante uno de los equipos más grandes de la Argentina, liga que es seguida con mucho fervor por todo el pueblo colombiano. Así, la primera jugada violenta, en un match que hasta entonces era friccionado pero sin altercados, fue un patadón desde atrás de Morantes a Gonzalo García.
Ahí comenzó a calentarse todo. Enseguida hubo algunos empujones y el árbitro, que nunca entendió que era un amistoso, intercedió. Claro que ahí comenzó otro partido. Y también las expulsiones. En el primer tiempo, el pito cobró un penal inexistente de Sainz y ahí nomás expulsó a Aveldaño por haberlo insultado. El mismo Morantes fue el que puso el 1-0 final.
El segundo tiempo (debían disputarse dos de 35 minutos) no llegó ni a los diez. En un desarrollo que permaneció igual -con Racing carente ideas y un Envigado que apenas se acercó con un tiro libre que pegó en el ángulo- otra infracción terminó con el juego. Gonzalo García llegó tarde pero sin mala intención, y el árbitro le sacó la segunda amarilla. Los jugadores de Racing se le fueron al humo y fue Russo quien habló con el juez para terminar todo. El entrenador contaba con el 11 justo (Fernández; Colombatti, Aveldaño, Sainz; Lluy, Mayorga, García, Respuela; Colombini; Viola y Bieler) y no tenía recambio ya que los titulares elongaban a un costado en zapatillas. Seguir con nueve era un desgaste innecesario. Y, además, peligroso porque el clima estaba picante...

Fuente: Olé

No hay comentarios:

Publicar un comentario