23 dic. 2010

Los antecedentes juegan a favor


El fútbol argentino suele estar sospechado por hechos de corrupción, aunque las denuncias que se manifiesta públicamente, por lo general no llegan a la Justicia. Pero en Racing, hay un antecedente a favor, porque si bien ahora se accionó legalmente ante los representantes del gerenciamiento, hace una década, los que estuvieron en el banquillo de los acusados fueron los dirigentes que participaron en las gestiones que llevaron al club a la quiebra.

“Administración fraudulenta, víctima Asociación civil Racing Club. Investigación penal preparatoria 54.992”. Así se denominó, hace una década, el expediente que se refería a la crisis económica de la Academia. Y la investigación de la fiscalía, desnudó serias irregularidades, al tiempo que pidió el procesamiento y la detención, de 29 dirigentes del club, en un hecho inédito, que sorprendió a propios y extraños. Por esa investigación, dos ex presidente de Racing, Juan De Stéfano y Daniel Lalín, estuvieron dos semanas detenidos, mientras que Osvaldo Otero, otro ex titular de la entidad, estuvo prófugo de la Justicia durante unos meses, aunque ninguno, después, llegó a juicio oral.
Ahora, es el turno de Fernando De Tomaso, el último presidente de Blanquiceleste, quien debe rendir examen por sus actos en la Justicia. En Racing, saben que por más que sea condenado, no irá detenido (no tiene antecedentes) ni devolverá la plata que le reclaman (más de 50 millones de pesos), pero se conforman con llegar una sanción social y hasta jurídica, y que los socios de la Academia sepan qué pasó en la Academia en la década anterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario