28 nov. 2010

El segundo comandante del capitán


Bruno Zuculini, tuvo por segunda vez, la difícil tarea de reemplazar Claudio Yacob. El juvenil tuvo un gran partido, el mejor desde su debut en primera. Una promesa que cada vez se transforma más en realidad.

El esguince en el tobillo izquierdo, volvió a marginar a Claudio Yacob y por eso Russo tuvo que buscar a un reemplazante. Cuando arrancó la semana y se supo que Yacob no llegaría, el técnico analizó dos variantes: una, era la de posicionar a Patricio Toranzo como volante central, hacer ingresar a Pillud como volante por derecha, y jugar con tres puntas bien definidos. Finalmente, esta opción fue descartada y Miguel Ángel optó por repetir el equipo que había empatado 1 a 1 con Quilmes y así, le concedió la titularidad a Bruno Zuculini.

El jóven de 17 años ya había debutado en este torneo en el empate 2 a 2 frente a Arsenal en el Cilindro, debido a la acumulación de amarillas que había sufrido “La Flaca”. En ambos encuentros, Bruno tuvo una labor aceptable, con altibajos durante los 90 minutos de los mismos. En el encuentro contra Quilmes, “Zucu” fue reemplazado por Lugüercio.

En el Florencio Sola, Bruno tuvo la oportunidad de soltarse, de perder los nervios y jugar mas tranquilo, con criterio. Se lo vio muy seguro, con muchas ganas y los “huevos” que caracterizan a los hermanos Zuculini. Claro está que a veces esas ganas son excesivas y derivan en amonestaciones, como la de hoy en el segundo tiempo. La firmeza que demostró Zucu hoy fue digna de un volante central de jerarquía.

El juvenil, está demostrando que con su juego quiere dejar de ser una promesa para convertirse en una realidad, y ojalá que así sea…

Fuente: Racing.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario