14 feb. 2011

“Ahora sí te voy a pegar”


Barrientos amenazó a Gio en pleno partido y cumplió: le pegó un tacazo. Antes ya lo había agredido dos veces.
"Existieron roces y pierna fuerte, pero siempre leales. Nunca hubo mala intención... Tiene cara de buen pibe (irónicamente por Gio)”. La excusa de Hugo Barrientos, intentando relativizar lo que una vez más se vio dentro de la cancha, ya no es creíble. ¿Cómo se puede explicar que un jugador le aplique tres golpes sin pelota a un rival -en este caso Giovanni Moreno- y encima le diga “ahora sí te voy a pegar”? ¿Ahí no hay mala intención? ¿Son cosas que quedan dentro de la cancha, como también se justificó Barrientos? La primera patada fue al minuto de juego, nomás. Gio se la llevó con la punta del botín izquierdo y el capitán del Albo se lo llevó puesto. El 10 de Racing voló y desde esa primera jugada quedó sentido en su pierna derecha. En ese instante comenzaron las agresiones sin el balón. A los 15 minutos, con la pelota en el aire, le pegó una patada a los tobillos. Ya en el segundo tiempo, a los diez, bajó al colombiano luego de una descarga. Y cinco más tarde, según se pudo leer de sus labios por TV, le avisó que lo iba a agredir... y cumplió. A los 30, Gio le cometió infracción y Barrientos le propinó un tacazo en la cabeza después de rodar por el césped. Lo único que atenuó las agresiones, pero claro que no las justificó, es que Gio se cansó de tantos golpes y atinó a pegarle un cabezazo. Tan repudiable como todo lo que hizo el 5.
La actuación de Lunati también fue propicia para alentar tanta violencia. El juez no vio (o no quiso ver) como se empujaban y se decían de todo durante más de cinco minutos. Lo paradójico fue que amonestó al de All Boys ¡por protestar! y así será suspendido por dos partidos al llegar a diez amarillas. ¿Servirá para reflexionar?

Fuente: Olé

No hay comentarios:

Publicar un comentario