5 dic. 2010

Volver a ser creyentes

Encolumnados detrás de Gio Moreno, muchos hinchas de Racing volvemos a creer. El colombiano, crack lujoso y exhibicionista, hace que valga la pena ir a la cancha. Te llena el alma, alimenta la vista, empacha el paladar. Otra cosa que nos hizo recuperar es el sentido de pertenencia: Gio es nuestro. Así como lo fue Rubén Paz.
Es para aplaudirlo de pie, premio que le dio ayer la gente. Además de regalar tacos de aire y por el piso, caños y pases sin mirar; también es efectivo como en esa asistencia perfecta a Hauche. Y hasta le sobró tiempo para despejar con una acrobacia sobre la línea lo que hubiera sido el empate. Cuando a G10 se le suma Patricio Toranzo, el Demonio Hauche se relame, porque sabe que alguna (o varias) va a tener. Por este camino es imposible no ilusionarse con lo que será el próximo torneo si hay éxodo controlado. Ni hablar de la Libertadores. A propósito, para los hinchas (unos pocos, afortunadamente) que no entendieron el De Frente anterior, después les explico cuánta sal se les pone a las comidas. Mientras, sigamos insistiendo con que la Sudamericana (y la quinta plaza para la Copa) seguro van a ser del vecinito

Fuente: Olé

No hay comentarios:

Publicar un comentario