26 dic. 2010

Línea por línea, un análisis hecho por especialistas


Wirtz dice que De Olivera cumplió. Para Ubeda, falta un líder. Capria elogia a Gio y Maschio a Hauche.
Los cuatro dejaron una profunda huella en el Cilindro de Avellaneda. Miguel Angel Wirtz, Claudio Ubeda, Rubén Capria y Humberto Maschio son próceres de la historia de Racing. Símbolos de distintas épocas de La Academia , las cuatro leyendas analizaron al equipo de Miguel Angel Russo línea por línea.
Allá en el fondo, a Wirtz (38 partidos, 1983-1987) le tocó sufrir el descenso de 1983 pero fue vital para devolver al club a su lugar de élite dos años después. “En Racing no ataja cualquiera.
Jorge De Olivera cumplió y con mucho mérito.
Es un chico que llegó sin apellido y a puro rendimiento se ha ganado el puesto. Para mí fue uno de los puntos más altos del equipo”, sostiene el Turco , quien destaca la reacción deDida en las pelotas bajas con sus 194 centímetros.

A Ubeda (329 partidos, 1995-2006) también le tocó ser parte de momentos amargos y dulces. Sintió a flor de piel la quiebra de Racing en 1998 y fue el capitán del campeón del Apertura 2001. Sobre la defensa actual manifestó que “en líneas generales estuvo bien”. Eso sí, explica que le falta un caudillo: “Es indispensable tener un líder para armar un equipo que pelee por cosas importantes. Creo que (Matías) Martínez tiene mucha personalidad; dejó de ser un proyecto, tiene jerarquía y no le pesa la camiseta. Pero hay que ir ‘formándolo’ con alguien al lado”. Es cuando el Sifón alude a Roberto Ayala y su valor para el grupo: “A pesar de no haber jugado, demostró su compromiso con el equipo y eso habla muy bien de él”. Y celebró el regreso de Iván Pillud, “un lateral que tiene marca, sabe proyectarse y es bastante completo”.
En los ‘90, de la zurda de Capria (142 partidos, 1995-1997/ 2005-06) salían destellos de magia como hoy ocurre con Giovanni Moreno. De primera, el Mago menciona al colombiano, como un jugador “impredecible que hace daño por su talento, pero lo veo más delantero”, y a Patricio Toranzo como “un estratega de jerarquía que no tiene mucho ‘bombo’ y que se merece que se lo aplauda mucho; está viendo lo que significa jugar en Racing”.
Desde la perspectiva del ex volante creativo, el capitán, Claudio Yacob, “está muy aplomado, tranquilo y es el pilar de Racing”, mientras que José Luis Fernández “fue una de las revelaciones del torneo; tiene condiciones y debe aprender a jugar más sereno”.
Por último, Maschio (161 partidos, 50 goles entre 1954-57/1965-68) es uno de los héroes que conquistaron el mundo con la celeste y blanca, tras ganarle al Celtic de Escocia en 1967.
El Bocha comenta que quedó conforme con la delantera, alaba la recuperación de Gabriel Hauche y dice que “empezó a rendir como lo veíamos en Argentinos, un jugador sorprendente, veloz, hábil que busca siempre el área y puede ser muy importante si mentiene este nivel”. Sobre Pablo Lugüercio manifiesta que “ya conoce lo que es Racing, la gente lo ama y por eso juega tranquilo; rinde cuando es titular y cuando entra desde el banco”. Finalmente sobre Claudio Bieler hace un mayor análisis: “Bieler no tuvo una continuidad permanente. El hecho de no haber cumplido con goles, de no ser titular permanente, puede haberle bajado un poquito la moral o la fe en sí mismo”.
Son voces de experiencia y la historia misma, su mayor aval.

Fuente: Clarin

No hay comentarios:

Publicar un comentario