21 dic. 2010

En el túnel del tiempo

Dicho está en este mismo espacio: merece un lamento la demorada incorporación de Roberto Ayala. Aunque antes de febrero último jamás había existido una ocasión de sumarlo al plantel, su contratación sirvió para reparar una carencia prolongada: liderazgo desde la conducta, puesto a prueba durante un año por un rol subalterno en la prestación futbolística. Ayala predica diariamente y ha reunido fieles entre compañeros y dirigentes. Serán los miembros de la CD los que deberán evaluar la relación costo-beneficio de renovarle a un jugador al que no se le augura rodaje en campo. Y los que deberán asumir la eventual inconveniencia de la decisión, de la que los dos años de Castromán representan un antecedente reciente. Ayala, seguro, no defraudará en su compromiso. Lejos está de Claudio Bieler, que como escort incómoda anda ofreciendo su cuerpo a quien quiera llevárselo.


Fuente: Olé

No hay comentarios:

Publicar un comentario