5 dic. 2010

El secreto de sus colores

Cincuenta chicos de las inferiores de Racing fueron invitados por el INCAA para ver la película “El secreto de sus ojos”, de Juan José Campanela. En ella, se pueden ver a la hinchada de La Academia en todo su esplen





Conmovedor, emocionante hasta el limite en el que los sentidos se paralizan y el corazón se sacude porque reconoce a la perfección ese ambiente, esa melodía visceral y sentida. La película “El secreto de sus ojos”, protagonizada por Ricardo Darín, Soledad Villamil y Guillermo Francella, resulta imperdible para todo hincha de Racing. Y los cincuenta chicos de las divisiones inferiores, que viven en la pensión del club, no se quedaron afuera de esa experiencia. Los pibes, en su gran mayoría oriundos del interior del país, fueron invitados por el INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisualespara disfrutar del film de Juan José Campanela.  Las sonrisas enormes que quedaron retratadas en las fotos de la salida al cine fueron la mejor muestra de lo que significó la experiencia para los chicos. E incluso quedaron tan satisfechos que llevaron una bandera a la cancha para agradecer por la invitación.
“Esta salida es de gran interés, por lo recreativo, porque van a ver un peliculón y por la importancia que tiene nuestro querido Racing en la película. Además, nos permite darles la contención afectiva que necesitan por estar lejos de sus familias”, escribió como muestra de agradecimiento el presidente Rodolfo Molina a Liliana Mazure, directora del INCAA.
Aunque la trama es policial, un pasaje del film regala una postal de lo que se vive en las tribunas albicelestes. Una toma aérea del estadio Tomas Duco, durante un Huracán-Racing, despliega la magnitud de ese torbellino pasional. Miles de almas al grito de “y la Acade, La Acade…”, melodía de una fe que todo lo puede, que todo lo cree, que todo lo espera.
Justamente el personaje de Guillermo Francella resume la esencia del hincha: “se puede cambiar de trabajo, de pareja, hasta de religión. Pero no se puede cambiar de pasión”. Quizás, el errático comienzo de Racing en este torneo vuelva a ser la muestra más tangible de esa afirmación. ¿Cuantas veces el hincha académico ha recibido la pregunta de para que sigue alentando a Racing si no gana? ¿Cuantas veces el equipo camino por el borde del abismo y fue presa fácil de las risotadas ajenas?. Sin embargo, a ningún hincha se le hubiese ocurrido despintar los colores de su alma. Ni siquiera en el instante de mayor bronca se divorciaría de su amor futbolero. Quizás, porque esos colores guardan un secreto que atrae sin remedio, que hace vibrar el corazón ante cada partido, que no entiende ni entenderá nunca de estadísticas, numerología ni pronósticos funestos. ¿Quien puede dudar que esa imagen proyectada en la pantalla no fue la misma del aquel domingo en el que Racing defendió su permanencia?? ¿O la de aquella tarde en la que el equipo no jugaba y esa melodía hizo vibrar a toda Avellaneda? ¿Acaso no fue ese mismo himno el que abrazó al equipo de Mostaza en el instante que terminó de parir la ansiada consagración?.  
Seguramente la imagen de aquella película recorrerá el mundo. Y en el camino hacia la nominación al Oscar, allí estará Racing y su gente, desplegando esa trinchera pasional y autentica. Sin duda, la mejor carta de presentación.

Fuente: Racing.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario