28 nov. 2010

Un clásico copero


Con goles de Hauche y Bieler, Racing venció 2-1 a Banfield y dio otro paso para quedarse con el quinto cupo que clasifica a la Libertadores, aunque justo Independiente se lo puede quitar si gana la Sudamericana. Duelo de barrio.
Dicen que perder un clásico es un golpe anímico letal, que un equipo invencible puede pasar a desmoronarse y tornarse irreconocible. Sin embargo, el caso de Racing es totalmente opuesto. La Academia cayó 1-0 ante Independiente y parecía alejarse cada vez más de su objetivo de clasificarse a la Libertadores, incluso esa semana sus jugadores las pasaron, y el clima se puso espeso. Pero tras esa derrota, la Academia no perdió en ninguno de los seis partidos siguientes y, ante Banfield, logró el tercer triunfo de esta mini racha. Así, venció 2-1 a un rival directo por entrar a la Copa Libertadores 2011, algo que hace seis semanas parecía imposible.
En cuanto al partido, hay que destacar que hubo dos tiempos completamente diferentes. En el primero, los dos intentaron dominar al contrario y una ráfaga de goles hizo emocionar a todos los hinchas. Gabriel Hauche abrió la cuenta tras un pase exquisito de Toranzo, pero Marcelo Carrusca empató al toque, recibiendo tras un taco especial de Rubén Ramírez. Cuando parecía que todo volvía a la normalidad, apareció Claudio Bieler, quien venía con la pólvora mojada y se encontró con la bocha en el área después de una guapeada de Marcos Cáceres, que terminó en los pies del Taca. 2-1 y al descanso.
Ya en la segunda parte, poco quedó del buen juego que intentaron mostrar en los primeros 45 minutos. Arrancó el show de las patadas y Néstor Pitana se lo cobró a Racing en amarillas: Bruno Zuculini, Matías Martínez y Gio Moreno fueron los sancionados. Así, la Academia aguantó como pudo las embestidas de Banfield, que no tenía ideas pero ponía todo su peso en la voluntad de Ramírez. No alcanzó, y Racing hizo su negocio.
Los de Avellaneda se llevan más que tres puntos. Como visitante, ya le había ganado a Newell´s y ahora confirmó con Banfield, dos rivales directos en la clasificación a la Libertadores. La Academia sigue sumando pero va a necesitar una mano de Independiente, o más bien de Goiás. Porque si el Rojo gana la Sudamericana, automáticamente ocupará la quinta plaza de Argentina para la Copa del año que viene. Lo que se dice un duelo bien de barrio.


Fuente: Ole

No hay comentarios:

Publicar un comentario