7 nov. 2010

Se ganó...un aplauso


Racing hizo todo para ganarlo pero se tuvo que conformar con el 2-2. Arsenal fue mezquino pero gracias a un gol de contra y un bombazo de Alvarez se llevó un punto de oro. Despidieron con aplausos al equipo de Russo, que empató en el final.
El aplauso final terminó coronando lo que hizo el equipo de Miguel Angel Russo. No se llevó la victoria Racing, es cierto, pero su gente entendió que si alguno de los dos debía quedarse con los tres puntos esa era la Academia. Arsenal jugó fiel a su estilo, se refugió cerca de su arco y agazapado esperó el error de su rival para lastimarlo. Y lo hizo en dos oportunidades, pero a fuerza de fútbol y de insistencia Racing pudo llegar en las dos oportunidades a la igualdad. Le faltó puntería en el arco rival y tal vez ese haya sido el déficit más importante del local en todo el torneo. Y de tanto ir se regaló en un par de ocasiones y de no haber sido por De Olivera la historia hubiese sido otra.
Racing salió decidido a imponer su juego. Con Gio como la manija el equipo de Ruso impuso respeto y llevó a su campo a Arsenal. Sin embargo se confió demasiado y en la primera contra que tuvo el visitante se puso arriba con un gol de Obolo. Ese golpe, a los 18 minutos del primer tiempo, dejó mareado a Racing que tardó 20 minutos en recuperar el comando del partido. Ya en el final de esa etapa inicial, el equipo de Russo evidenció una recuperación que iba a confirmarse en el complemento. Con el ingreso de Lugüercio Racin ganó en velocidad y el Payaso fue quien le dio el empate luego de una linda definición. Con la gente empujando y con Racing entonado, el gol de la victoria parecía estar al caer. Pero otra vez Arsenal aprovechó su chance y a la salida de un rebote en la barrera, Alvarez metió un bombazo que le devolvió la sonrisa. Otra vez las dudas en el local, las mismas que en aquel primer tiempo, aunque esta vez fueron despejadas gracias a que Aveldaño se jugó la vida y llegó a empujar una pelota que quedó sin dueño casi debajo del arco. La Academia se le fue encima, lo arrinconó, pero se quedó sin tiempo. Arsenal se conformó con el empate y su fútbol mezquino tuvo su premio…
Para Racing no fue un empate para celebrar, perdió chances de seguir peleando el ingreso a la próxima Libertadores. Arsenal sigue, con poco, prendido en el lote de los de arriba. En el fútbol el que más hace, no siempre es el que más tiene…

Fuente: Ole

No hay comentarios:

Publicar un comentario