17 dic. 2010

La venta encubierta

Lucas, que tenía una gran relación con el DT, es el primer descartado. ¿Y chau onda?



Russo dio de baja a Castromán y aún analiza qué hacer con Ayala. Si el Ratón tampoco sigue, Racing se ahorrará 1.100.000 dólares...
Giovanni Moreno llegó a Racing seducido por algunos nombres que le hacían ruido. Cuando todavía era un pibe con sueños de Primera, el colombiano se deleitaba en su país con el fútbol europeo y con el protagonismo que tenían Roberto Ayala y Lucas Castromán. Apenas pisó Avellaneda, los veneró y aún hoy sigue orgulloso de poder compartir el vestuario con ellos.
Pero la estadía del Ratón y el delantero en la Acacemia no cerró las expectativas de muchos. El defensor llegó del Zaragoza con el cartel de líder que necesitaba el equipo y el club hizo una erogación demasiado importante para un jugador de 37 años: casi 700.000 dólares por el préstamo de un año. A su vez, el delantero, quien nunca se ganó un lugar en el equipo, llegó en el Clausura 2009 y cumplió todos los objetivos (se salvó del descenso, la Promoción y llegó al número de partidos entre los 18), y alcanzó un contrato que supera la mitad de lo que cobra el ex Valencia. Pero claro que los números no cierran. Los dirigentes quieren achicar el presupuesto del plantel y saben que sin los dos experimentados se ahorrarán una cifra que ronda 1.100.000 dólares prorrateados a lo largo del año.
La decisión, claro está, también está en manos de Russo. Mientras decide si pide la renovación del contrato de Ayala (es muy positivo en el vestuario y los compañeros lo quieren), ya cortó a Castromán y no habrían terminado en buenos términos. El ex Vélez estaría enojado con el entrenador porque en junio había recibido una oferta de Chile y Russo le pidió que se quedara porque iba a jugar. ¿Qué pasó? Lucas dejó pasar el tren, nunca fue titular en este campeonato, no hizo goles y entró en los minutos finales de doce partidos.
A la posibilidad de descartar Ayala (no entrar a la Copa complicó su futuro) y a la salida de Castromán también se suman Wagner y Lucero. Entre los dos generan un gasto de casi 500.000 dólares y la dirigencia buscará colocarlos a préstamo para aliviar un poco la carga de contratos muy elevados.

Fuente: Olé

No hay comentarios:

Publicar un comentario