12 dic. 2010

El corazón manda

Lugüercio vuelve a ser titular para ganarle a Vélez y ayudar a Estudiantes, el club de sus amores. “Mis amigos son del Pincha y me piden una mano”, dice.
Su corazón es Pincha, no quedan dudas. 18 años en Estudiantes, casa y familia en La Plata, y todos sus amigos pendientes de que hoy les dé una mano. Pablo Lugüercio vivirá un partido especial contra Vélez y, claro está, querrá ver la vuelta olímpica del club de sus amores. “Obviamente que voy a querer que salga campeón Estudiantes. Pero yo quiero ganar por la gente de Racing que va a ir a vernos y por los dirigentes que confiaron en armar este grupo”, le explica el Payaso a Olé , muy prudente porque en el Fortín también está Maxi Moralez, con quien forjó una buena relación en la Acadé y a quien también le gustaría ver festejar: “Si fuese al revés y tuviese que jugar contra Estudiantes, los de Vélez esperarían que jugáramos bien. Además, el único hincha soy yo. No hay margen para alguna especulación sin fundamentos”.
-En tu casa, en La Plata, imagino que debés sentir algo de presión...
-Mis amigos me piden que les demos una mano, que les pida a mis compañeros que corran y ganemos el partido. El 80% de ellos son pinchas, pero es parte del folclore del fútbol. No va a influir en nada.
-¿Y los jugadores de Estudiantes te dijeron algo? Sos amigo de Verón...
-Esta semana no tuvimos contacto para evitar cualquier suspicacia, pero siempre hablamos por teléfono o nos mandamos mensajes. Después del campeonato seguro que nos juntaremos y tomaremos la definición como una anécdota que quedará.
-¿Cuesta motivarse para un partido después de quedarse sin Copa? -A mí no me cuesta. Será el último partido del campeonato y si ganamos vamos a terminar con 32 puntos. Este grupo quiere cerrar un buen semestre, a pesar de haber perdido un clásico y no entrar a la Copa.

Fuente: Olé

No hay comentarios:

Publicar un comentario